Archivo de la etiqueta: familia

familia en estanque WG

Ocio en Semana Santa

Hoy toca ocio, tanto si nos hemos desplazado al lugar de vacaciones como si nos hemos quedado en nuestro lugar de residencia.

La cuestión es aprovechar el buen tiempo que se nos ha regalado para esta semana santa. Para ello podemos programar con tranquilidad un día de paseo, y disfrutar de los nuestros ( esto incluye a los mayores ).

Disfrutar del ejercicio suave del caminar, de la naturaleza que nos envuelva, de la arquitectura de la ciudad, y cómo no! amenizarlo con una agradable charla de las cosas que normalmente por las prisas del día a día no hablamos. Eso sí, intentemos dar temas de conversación constructivos y positivos, quizás agradecer estar por estas fechas todos juntos.

Aprovechemos pues en Semana Santa del tiempo de ocio, y para adornar nuestro día (como un regalo puntual), podemos degustar la oferta gastronómica que en estas fechas señaladas se nos ofrece en diferentes puntos de España: torrijas, pestiños, monas de pascua, panquemado, borrachuelos malagueños, roscos de Semana Santa, canutos, marañuela, bartolillo, pan dormido,…. (repito como un regalo puntual).

Opciones diversas, disfrutadlas y sed felices en la medida de vuestras posibilidades.

carretilla con flores WG

Un pequeño huerto o jardín en casa.

 

Hoy desconectaremos e intentaremos, periódicamente, tocar temas relacionados con la naturaleza, ¡Nos vendrá bien a todos!

Os animo a que descubráis los beneficios de la Terapia Hortícola no sólo para nuestros mayores, también cómo nexo de unión con el resto de generaciones de la familia.

Hace años que esta terapia se desarrolla en entornos clínicos, sanitarios o asistenciales. El objetivo es ejercitar habilidades físicas y cognitivas mediante el cultivo en general.

Para ello, analizaremos el grado de movilidad de nuestro mayor, y dependiendo el caso actuaremos de una forma u otra. También adaptaremos la terapia a la vivienda en cuestión. Claro, no es lo mismo la movilidad que puede llegar a tener un mayor en un buen estado físico, a aquel que necesite cualquier tipo de ayuda. Al igual que no es lo mismo vivir en un hogar con un patio trasero que con una pequeña terraza. ¡Siempre se puede encontrar la forma!

A veces simplemente es cuestión de cambiar hábitos, por ejemplo quién de nosotros cocina sentado, quién plancha sentado o hacemos descansos para fregar platos, quitar el polvo, ordenar la ropa?

Intentemos inculcar no querer hacer las tareas de la manera que la hemos hecho hasta el día de hoy. Pues la vida es un continuo cambio y debemos adaptarnos a esos cambios.

Es decir para nuestras tareas hortícolas busquemos maceteros altos, taburetes para sentarnos y estar más cómodos, o mesitas regulables, etc….

La cuestión es que hagamos la faena, podemos hacer servir para alzar los maceteros una silla, un utensilio alto de plástico, una mesa, o si queréis venden mesas para plantar lo que queráis….

Si hemos analizado donde reside nuestro ser querido, ahora toca donde colocar nuestro pequeño huerto, jardín, etc…

Para una casa con jardín y con la persona en buen estado físico, podremos intercalar una zona a ras de tierra y otra con una mesa de cultivo. Esta primera la dedicaremos a plantas decorativas y hortalizas de poco arreglo, es decir que no necesiten de muchos cuidados, como por ejemplo: cebollas tiernas, coles, berenjenas, etc…

La zona de fácil acceso será una mesa de cultivo, que las podemos encontrar a la venta en centros de jardinería o por internet e incluso crear una actividad de bricolaje para construirla vosotros mismos. Aquí nos dedicaremos a plantar unas lechuguitas, escarolas, tomates, pepinos, etc…

Para un piso con terraza nos viene de perlas la mesa de cultivo y los maceteros altos, estrechos y alargados. Escogeremos la zona de la terraza que más sol nos dé durante todo el día, dejando acceso para su manipulación. En pisos sin terraza intentaremos poner nuestra zona hortícola en la habitación más soleada, abriendo las ventanas en horas cálidas para trabajar.

Ánimos, empecemos a cultivar nuestra salud…..

furgoneta camper

Las vacaciones en familia

Para las fechas que estamos casi toda España está a las puertas de Semana Santa, y con ello las vacaciones. Dependiendo de nuestros trabajos tendremos entre cuatro a siete días de vacaciones, ¿estáis preparados?

Son fechas en las que todos queremos disfrutar en familia o amigos, bien sean vacaciones de Semana Santa o en cualquier otra fecha del año. Pero si echamos una mirada hasta el día de hoy, desde que nos independizamos de nuestros progenitores, ¿cuantas veces les hemos invitado a ir con nosotros?

Con esto no os quiero hacer sentir mal, no, simplemente plantearnos en algunas de nuestras escapadas llevarlos con nosotros. Incluso volver a ir al pueblo, al queridísimo pueblo que tantos años nos ha acogido a muchos de nosotros, y como no, la alegría de nuestros padres al volver a su lugar de origen. Una alegría que no tiene precio, pues quizás sin nuestra ayuda les sería complicado trasladarse hasta allí.

Te animo a que como mínimo lo tomes en cuenta o incluso comentes  con el resto de hermanos si este fuera el caso.

La cuestión es que no apartemos en la medida de lo posible a quienes durante gran parte de nuestra vida nos han incluido en todas sus actividades.

banco enaamorados WG

Continuemos con el bienestar de nuestros mayores.

Ampliando la introducción, os quería explicar mi experiencia en lo que se refiere a la salud de nuestros mayores.

Desde que tengo uso de razón mi madre ha tenido que medicarse para diferentes enfermedades, entre ellas la tensión alta y el corazón. A pesar de ser enfermedades delicadas, para ella nunca fue primordial tomar correctamente la medicación, ni hacer una dieta adecuada.

Desde un principio toda la familia pusimos de nuestra parte en lo que se refiere a comer la misma dieta que ella (que no es poco) , pero no quiso cambiar hábitos de alimentación. Y si a ello le sumamos, que se toma la medicación sin ningún orden y concierto, podéis imaginar las consecuencias de esta combinación fatal.

Y os aseguro que todo esto pasa factura.

Por ello desde hace unos años su salud es muy delicada,  es entonces cuando nos proponemos que tome la medicación a sus horas.

El problema viene cuando a la hora de recordar a nuestra madre tomar su medicación, nos damos cuenta que a esas horas estamos en el trabajo o bien haciendo actividades que nos descentran del tema en cuestión. De nada sirve que la llame antes o más tarde de sus horas, pues  las tomas muy juntas o muy separadas en espacio de tiempo pueden acarrear problemas. Y si a esto sumamos que algún día se nos olvida llamar, no conseguimos nuestro objetivo, que es, el de la toma de la medicación tal cómo prescribe el médico.

Llegado a este punto es imprescindible que un profesional, se haga alguien responsable de la tarea de telefonear a nuestra madre en los horarios de las tomas diarias y así tener  bajo control la prescripción médica.

La tranquilidad que te proporciona saber que tu madre está bien atendida, no tiene precio. Y nosotros llamar a nuestra madre cuando nos apetezca.

Bienestar de nuestros mayores

abuelo-familia-wg

 

En mi primer artículo de la guía orientativa de cómo mejorar la salud de nuestros mayores y de toda la familia, analizaremos como ponernos en su lugar.

Al referirme a la “salud de toda la familia”, he querido que os toméis muy en serio que un mayor saludable y feliz, es igual a que toda la familia lo sea.

Os pondré un ejemplo:

Hace unos meses la madre (viuda) de una amiga, empezó a encontrarse mal a nivel físico y psíquico, pues no tenía ganas de comer, hacer tareas en casa, salir. Su tristeza se reflejaba en su rostro. Esto llevo a que los hijos se preocupasen, decidiendo que su madre tenía que mejorar a toda costa, pues a largo plazo esto sería fatal para toda su salud. Entre todos decidieron repartirse las tareas de casa, pasear con ella a diario, apuntarse a un gimnasio con actividades para mayores, etc…

En pocas semanas vieron los resultados, el comer bien, hacer algo de ejercicio y salir de su rutina, hicieron que recuperase su salud física y psicológica.

¿Que sacamos de todo ello?
• Que si nuestros mayores se encuentran bien, y nosotros ponemos de nuestra parte, el bienestar será de toda la familia.

En nuestro próximo artículo continuaremos con las cosas cotidianas que nos preocupan de nuestros mayores.