Archivo de la etiqueta: vacaciones

ropa en armario

Vuelta a la rutina diaria.

Muy buenas, que bien haber podido disfrutar unos días de descanso, vacaciones, relax o cambio de aires. La cuestión es que si psicológicamente nos lo hemos tomado como unos días de desconexión del día a día, eso habrá sido.

Para volver a nuestra rutina diaria, que mejor que ponernos al día en lo que a faenas de casa se refiere. Siiii, hemos de tener en cuenta que para las fechas que estamos el calor va en aumento, y necesitamos poner en marcha el cabio de armario. Para ello nos lo tomaremos con calma, tenemos tiempo. También hay que pensar que no todos nuestros mayores tienen nuestra vitalidad ni ganas de hacer tantas tareas. Y para aquellos que lo quieren hacer todo rápido, vamos a tranquilizarlos, y a convencerlos de que lo mejor será hacer un poquito cada día.

Hemos de pensar que tanto para el bien de nuestros mayores como para el nuestro, lo mejor es hacer las cosas sin prisas. El stress de este ritmo de vida ya está demasiado arraigado, no le demos más sitio. Es decir, si para hacer el cambio de ropa de temporada tenemos que estar cinco tardes, en vez de dos, lo estamos. Que vean que no tenemos prisa, en lo que a hacer las cosas bien para con ellos se refiere. También aprovecharemos para seleccionar las prendas de ropa en lo que se refiere a donar, arreglar, etc…

furgoneta camper

Las vacaciones en familia

Para las fechas que estamos casi toda España está a las puertas de Semana Santa, y con ello las vacaciones. Dependiendo de nuestros trabajos tendremos entre cuatro a siete días de vacaciones, ¿estáis preparados?

Son fechas en las que todos queremos disfrutar en familia o amigos, bien sean vacaciones de Semana Santa o en cualquier otra fecha del año. Pero si echamos una mirada hasta el día de hoy, desde que nos independizamos de nuestros progenitores, ¿cuantas veces les hemos invitado a ir con nosotros?

Con esto no os quiero hacer sentir mal, no, simplemente plantearnos en algunas de nuestras escapadas llevarlos con nosotros. Incluso volver a ir al pueblo, al queridísimo pueblo que tantos años nos ha acogido a muchos de nosotros, y como no, la alegría de nuestros padres al volver a su lugar de origen. Una alegría que no tiene precio, pues quizás sin nuestra ayuda les sería complicado trasladarse hasta allí.

Te animo a que como mínimo lo tomes en cuenta o incluso comentes  con el resto de hermanos si este fuera el caso.

La cuestión es que no apartemos en la medida de lo posible a quienes durante gran parte de nuestra vida nos han incluido en todas sus actividades.